Levantar o no levantar la cabeza…

La concienciación ha sido siempre un ingrediente básico en toda apuesta por la educación. Últimamente puede padecerse y sufrirse en las cadenas del grupo mediático atresmedia una campaña que se repite en bucle como castigo para la sociedad que ha sucumbido a los dispositivos móviles como esclavos de la tecnología.

Dicha campaña lleva como lema ‘Levanta la cabeza’ y supone un acuerdo entre padres e hijos para hacer un uso responsable de los dispositivos electrónicos, algo que siempre puede tener excepciones.

Los consejos que venden, a buen seguro que para sí no tienen, no son más que los resultantes de ejercitar el sentido común y que, como toda norma, guarda resquicios por donde adentrarse.

Levantar la cabeza de un dispositivo que vomita reels y tiktoks infumables de influentes de medio pelo con coreografías absurdas e inútiles es digno de elogio.

Levantar la cabeza de un móvil mientras se va andando por la calle no solo es digno sino recomendable para no tropezar con el prójimo o no pisar regalitos de perretes de dueños que sí levantan la cabeza para mirar para otro lado cuando su Fufú depone en aceras y zonas de paseo.

Levantar la cabeza de aparatos de los que manan compases de reguetón o similares es lo suyo; no hacerlo es perseguible de oficio por la Fiscalía.

Levantar la cabeza de videojuegos o juegos con apuestas es de primero de salud mental.

Eso sí, y aquí vienen las excepciones de toda campaña, resquicio normativo y alivio de seres pensantes y acostumbrados a los buenos usos:

Nunca levantar la cabeza de móvil, Tablet o pantalla que exponga el contenido de páginas gastronómicas, con molineroava.com a la cabeza y menos si de receta, truco o consejo se trata para gourmets y demás personas de bien.

Mirar para otro lado mientras una web, blog o medio te dice eso que te falta para conseguir la tortillita de camarones crujiente o que el rebozado de una pavía quede terso y adherido a la merluza como neopreno a buzo es de estúpidos.

Ni que decir tiene que levantar la cabeza de un plato de menudo de choco, berza campera, taquitos de adobo o cualquiera otra delicia de Molinero AVA es insensatez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *