Un lujo llamado tortillita de gambas

Antes de hablar sobre las tortillitas de gambas se hace necesario realizar una partición narrativa y hablar primero de las gambas, después de las tortillitas y, a modo de conclusión, celebrar un matrimonio entre ambos sobre un tálamo de aceite caliente antes de pasar a la mesa y mantel.

La gamba (Parapenaeus longirostris), manjar donde los haya, recibe un escueto nombre en nuestra lengua materna, no así en la Pérfida Albión, donde se la conoce como Deepwater rose shrimp, o en el país de los inventores de la guillotina, donde se le llama Crevette rose du large.

Este crustáceo perteneciente a la familia penaeidae y emparentado con camarones y langostinos, suele habitar en suelos arenosos entre 100 y 450 metros de profundidad. Ya que su carne es muy apreciada, suele ser degustadas cocidas o a la plancha, pero no hay persona de bien incapaz de negarse a unas gambas al ajillo, a un arroz caldoso con gambas o a una ensaladilla de gambas.

Pero hoy toca hablar de otro delicioso modo de preparación y consumo de esta delicia culinaria que es en tortillita, descendiente esta preparación bien de las panizas, bien del plato genovés farinata, y que consiste en emplear para su elaboración harina de trigo, harina de garbanzo, cebolla, perejil, gambas, aceite, agua y sal y nada de conservantes ni colorantes, tal y como las elabora la empresa gaditana Molinero AVA, prefritas en fábrica cuatro minutos para que cuando llegue a los hogares solo tengan que ser fritas sin descongelar a 170º durante 1 minuto.

Buen provecho, o sea.

Una idea feliz llamada tortillita de camarones

De una idea feliz y fruto de la necesidad nació la idea de abrir una fábrica artesanal para la elaboración de tortillitas de camarones.

El ‘culpable’ de este hito fue el puertorrealeño Manuel Ruiz Rosano, quien mientras ejercía como gerente de una empresa auxiliar de Astilleros Españoles, le explotó la reconversión naval en el bolsillo y tuvo que tomar decisiones y cambios de rumbos para continuar con su vida negocial.

Al tiempo, una vez instalado en la Hostelería y arropado por su familia, triunfaban, entre otros platos, las tortillitas de camarones de su Bar, La Perdiz, en la calle de la Cruz Verde de Puerto Real. Tras ese establecimiento llegó el Fogón del Molinero, donde luego se instalaría el Guanche, también en Puerto Real.

Y en un momento dado, casi muriendo de éxito, ya que en horas punta no se daba abasto con el servicio de tortillitas, se les ocurrió la crujiente y sabrosa idea de congelarlas para luego poder darles un toque final en sartén para terminar de freirlas antes de servirlas.

Y de ahí a que naciese la idea de elaborarlas de un modo industrial solo hubo un par de acertadas decisiones. Primero, elaboraban las tortillitas en una venta del hermano de Manuel situada en el Río San Pedro, luego se trasladaron a una nave industrial del Polígono Industrial El Trocadero de Puerto Real para hacer tortillitas de camarones.

Hoy en día, esas tortillitas nacidas de la necesidad y como resultado del éxito entre el público de los establecimientos que en su día regentó Manuel Ruiz, son el plato estrella de la marca Molinero AVA, al que se le han ido sumando con el tiempo otras exquisitas referencias como las pavías de bacalao o de merluza, el bacalao dorado, las tortillas de bacalao o de gambas, las croquetas de rabo de toro o las de choco en su tinta y otras disponibles en el catálogo de la empresa en su web http://www.molineroava.com

La salsa se baila (y se rebaña) en el plato

Hay alternativas deliciosas para, si bien no mejorar un plato inmejorable, sí para poder aportar a dicho alimento matices diferentes a demanda del comensal bocado a bocado. Para ello están las salsas, tantas y con tan prolijas variantes que bien podría hablarse de un recetario completo por cocinero y un gusto diferente para cada salsa por paladar y día del año.

De esa mezcla de varios ingredientes que se elabora para aderezar o condimentar la comida y que hace que se unte, una, case o recoja del plato para comerlos junto a uno o más ingredientes principales hablaremos en esta entrada al blog. 

Mojar, salsear, napar, condimentar, aliñar o adobar son verbos que se unen según en qué ocasiones con salsas, adobos, caldos, cremas, fondos, mojes, untos, condimentos, aderezos o vinagretas con la finalidad última de rebañar la vajilla hasta dejarla libre de todo rastro de alimento.

Hay muchas salsas básicas y conocidas que acompañan platos hasta el punto de convertirse en cónyuges gastronómicos unidos hasta el día del juicio final de las papilas gustativas, como puedan ser a modo de ejemplo el pollo con barbacoa, las patatas bravas, el conejo con alioli, el bacalao con tomate, las gambas con mayonesa, los calçots con romesco, los espaguetis carbonara o unas hamburguesas con ketchup.

Puestos a elegir y dado que cada quien es comandante en jefe de todo lo que acaba en su paladar, y habida cuenta del exquisito y variado catálogo de la empresa Molinero AVA (www.molineroava.com) , nos decantamos por un puñado de salsas para acompañar los platos del modo que sigue:

  • Pavías de Merluza o de bacalao: Mayonesa o alioli.
  • Albóndigas de choco o Croquetas de choco en su tinta: Más tinta de cefalópodo, alioli o mayonesa.
  • Bacalao Dorado: Mayonesa o salsa de tomate casera.
  • Croquetas de rabo de toro: salsa brava o salsa de tomate.
  • Albóndigas de bacalao: salsa de pimientos del piquillo.
  • Bolitas de chorizo: salsa de tomate.

La eterna discusión de si acompañar con pan o picos todo lo anteriormente expuesto se dirimirá en venideras ocasiones coincidentes con sus respectivas entradas al blog, aunque sea justo adelantar que nunca es tiempo perdido cuando de rebañar se habla.

 

Fuentes:

Diccionario de la RAE: http://www.rae.es

Revista Hola: https://bit.ly/2Bu8GYU

The Gourmet Journal: https://bit.ly/31z02E5