Las ganas de ganar (al coronavirus)

En momentos tristes siempre se añora cualquier tiempo pasado que no siempre fue mejor, aunque sí cierto e inamovible. Quizá por ello, cualquiera que lea este breve alegato que trata de insuflar optimismo en tiempos de cuarentena obligatoria, sienta, como cantaban Sabina y María Jiménez, las ganas de ganar.

Ganas de ganar tiempo perdido, que siempre será invertido; ganas de recuperar buenos hábitos o malos, según el ojo que los juzgue; ganas de saludar a gente desconocida, tal y como se sigue haciendo en los pueblos pequeños y antes se hacía hasta en las grandes ciudades; ganas de ir a sitios que han estado cerrados demasiado tiempo o de descubrir lugares en la propia localidad de cada cual y que nunca se tuvo en cuenta o se pasaba a su lado mirando sin ver, viendo sin mirar.

Pisar playas con los pies descalzos y disfrutar del dulce azote en los tobillos de las olas que nos acarician al morir en la orilla envueltas en espuma de sal; pasear con los seres más queridos y recuperar el placer de andar por andar; prestar atención a cosas pequeñas; creer que han crecido las pantallas en los cines y que el sonido es más nítido que nunca…

Ya que el final del confinamiento no será total ni libre, habrá que ir adaptándose a la llamada desescalada. Primero, libertad vigilada de mil metros a la redonda como jaula al aire libre que nos parecerá un sueño; luego se abrirá la localidad entera y poco a poco al resto de provincias hasta que llegue al fin la posibilidad de viajar a otros países, quizá en un Mundo muy distinto ya.

Lo que esta maldita Pandemia no cambiará es la alegría que siempre ha demostrado este pueblo ante las adversidades, sacando fuerzas renovadas y matando al Covid-19 con cañonazos de precaución y prudencia. También con sonrisas para contagiarlas, a pesar de los que nos han dejado por el camino.

Y por supuesto, romper un millón de lanzas por el pequeño comercio donde hay que comprar más que nunca, pues suponen buena parte del oxígeno económico que cada ciudad necesita y son los que podrán contratar a nuestros hijos el día de mañana y no tendrán que emigrar ni los padres maldecir dicha migración laboral.

Y, ni que decir tiene, visitar mucho y muchos, en la medida que los decretos no lo impidan,  bares, restaurantes, tascas, tabernas, tabancos, baches, gastrotecas y rincones favoritos para gozarlos como nunca, como siempre.

Y una vez allí, pedir platos y bebidas de capricho, pero siempre tirando para el producto del terruño en el ‘comercio’ y en el ‘bebercio’.

Y dentro del capricho gourmand, si se pide frito variado o pescaíto frito, la nota se va acercando al notable alto. Si a ese papelón o ración de pescado le añades tortillitas de camarones obtienes el sobresaliente.

Por último, si se tiene la suerte de que dicho establecimiento conozca lo que es bueno y llene ese papel de estraza o bandeja blanca inmaculada de tortillitas de camarones, croquetas de choco en su tinta o de pescado y marisco, pavías de merluza o de bacalao, albóndigas de choco, tortillas de gambas, boquerones empanados al limón, ortiguillas fritas o taquitos de adobo de Molinero AVA, se alcanza con certeza el séptimo cielo y algo muy parecido a lo prfecto.

Saborear el primer bocado a una fritura de esta firma gaditana se guardará en un archivo de la memoria junto al recuerdo del 10 de Nadia Comaneci en los Juegos Olímpicos de Montreal’76 o al hecho de contemplar en bucle infinito ese gol del Cádiz al Racing de Santander diez años después, cincelado por el 10 cadista y salvadoreño ‘Mágico’ González.

El segundo mordisco evocará el placer de disfrutar por primera vez del debut en la Gran Pantalla de Amenábar con Tesis o de la mítica Trainspotting, ambas cintas estrenadas diez años después del gol de diez del diez que hacía magia con una esfera perfecta, como el tango de marca que omito y que bautizaba a ese balón azteca.

Conclusión: Salgan a disfrutar; disfruten con los que más deseen, pero con prudencia; deseen la vuelta a cines, playas y calles; y sobre todo, vuelvan a los locales de comer, que con las cosas de comer no se juega. Y que no se la jueguen, pida Molinero AVA.

* Agradecemos públicamente la colaboración del gran fotógrafo Cata Zambrano por cedernos la imagen que ilustra esta entrada y otras. Síguelo en Facebook en:   http://tinyurl.com/y7obqfrf

La tapa es un invento gaditano

Tapear es algo que a todos pone de acuerdo y a todos deja contentos pues alimenta el alma, sacia las hambres, educa paladares y forja amistades.

La tapa, esa “pequeña porción de algún alimento que se sirve como acompañamiento de una bebida”, según la define la Real Academia de la Lengua, es mundialmente conocida por su variedad y brevedad en barra y mesas altas. Aunque su origen es incierto.

Cervantes contaba hace más de cuatro siglos en su inmortal ‘El Ingenioso Hidalgo Quijote de la Mancha’ cómo Don Quijote y Sancho Panza merendaban con unos peregrinos “que venían bien proveídos, a lo menos de cosas incitativas que llaman a la sed a dos leguas”. Estos incitativos o llamativos eran por lo general queso, aceitunas, frutos secos y embutidos, alimentos que siendo salados o picantes despertaban la sed, igual que el avisillo  descrito por Francisco de Quevedo como “bueno para beber” en la ‘Historia de la vida del Buscón llamado don Pablos, ejemplo de vagabundo y espejo de tacaños’ y que ya entonces se comía antes de la comida principal.

Hay varias teorías sobre el origen de este menudo alimento, que varían en tiempo, espacio, personajes o sabores.

Los hay que hablan de que fue Alfonso X El Sabio el que dio origen a la tapa por prescripción facultativa, pues fue su real galeno quien aconsejaba tomar una o dos copas de vino diarias acompañada con unos bocados de cualquier comida.

Otros ven su nacimiento en época de los Reyes Católicos cuando se registraban numerosos incidentes en las tabernas y para paliar el efecto del alcohol se les ponía a los clientes unas lonchas de jamón u otro embutido.

Cabe señalar también que en el siglo XVII se llamaba tapa (del francés étape) al alimento ofrecido a las tropas militares en aquellos lugares por donde pasaban a modo de avituallamiento.

Por su parte, el escritor sevillano Antonio Burgos data la invención de la tapa para principios de siglo XX, cuando al parecer, un cliente del Café Iberia, en la calle Sierpes, lugar que después ocupara el Círculo de Labradores, mandó a un ordenanza a un bar cercano a por una caña de fino y pidió que le trajera algo con que tapar el vaso, «por ejemplo, una loncha de jamón».

Desde este blog y haciendo patria chica, volvemos a teorías reales y nos decantamos por que fue el rey Alfonso XIII el que, en una visita al Ventorrillo del Chato (entre Cádiz y San Fernando), dio origen a la tapa tras pedir una copa de vino que el camarero le sirvió tapada con una loncha de jamón para evitar que la arena de la playa o los insectos entraran en la bebida, tras lo cual, el rey repitió bebida, pidiendo que se acompañara cubierta de idéntica «tapa».

Rematando la entrada de tapas, y deseando que llegue uno y mil mediodías de aperitivos, barras y amistades, solo queda dejar constancia de que casi al cien por cien del catálogo de productos de la empresa Molinero AVA son susceptibles de ser disfrutados por tapas, verbigracia: tortillitas de camarones, croquetas, daditos de cazón en adobo, pavías de bacalao o de merluza, tortillas de gambas o de bacalao, oritiguillas…

 

Fuentes:

https://sevilla.abc.es/gurme/

https://dle.rae.es

https://www.tiopepe.es

Comer con los dedos o finger food, pero a la gaditana

Un dicho de nuevo cuño ensalza la técnica de alimentarse sin ayuda de cubiertos y reza así: “me gustas más que comer con los dedos”.

Comer a mano o ‘a máquina’ depende de la ocasión, del protocolo o del alimento en sí a ingerir. Nadie en su sano juicio toma la sopa con su propia mano cóncava, ni escarba un plato de arroz empleando falanges, falanginas ni falangetas y menos delante de su jefe y a la hora de pedir un aumento de sueldo. 

Sin embargo, hay una nueva corriente gastronómica que apuesta claramente por comer con los dedos, hasta hay tascas, bares, restaurantes y rincones dedicados al noble arte del fork less.

Hasta hace poco, con las ligeras excepciones de alitas de pollo, croquetas o mariscos menudos, el resto de referencias en cartas iban siempre acompañadas de cucharas, tenedores y cuchillos para el tránsito del plato a la boca. 

Ya con la irrupción de modas niponas, nikkei o japos, y a fuerza de ver a individuos devorar nigiris, makis, baos o uramakis con las manos repletas de dedos y sabor, se normaliza el ‘fuera cubiertos’ aunque sea a costa de usar docenas de servilletas en detrimento del mejor cuidado del medio ambiente.

Trasladando el finger food a la gastronomía gaditana que elabora la empresa Molinero AVA (molineroava.com), puede bien afirmarse que el 99% de sus referencias son susceptibles de ser tomadas con los dedos hasta llevarlas al paladar.

Las extraordinarias tortillitas de camarones, nobleza obliga, han de ser obligatoriamente cogidas con índice y pulgar antes del primer ataque, al igual que las tortillitas de gambas o de bacalao; las croquetas de choco en su tinta o las pavías de merluza o de bacalao; las albóndigas de choco o los boquerones rebozados al limón; las croquetas de pescado y marisco o las de rabo de toro; las ortiguillas de mar o los taquitos de adobo; las albóndigas de bacalao o las bolitas de chorizo.

Solamente una referencia del catálogo de productos de Molinero AVA se libra de la técnica ‘digital’ a la hora de ser probado: el bacalao dorado.

Decididamente, Molinero AVA gusta más que comer con los dedos. O sea.